martes, 21 de abril de 2009

Rabino Daniel Oppenheimer - Día del Holocausto

Por Rabino Daniel Oppenheimer - El martes, 21 de abril 2009, es el Día de Holocausto en Israel.

"Iom HaShoá, el Día del Holocausto
¿Cómo hacer para que no quede en el olvido?
No para el resto del mundo, sino a los ojos de nuestros propios hijos..."

- Un nuevo aniversario del levantamiento del Guetto de Varsovia. Con esto, un día de conmemoración en honor a quienes fueron perseguidos, torturados y masacrados por la barbarie nazi y sus aliados de los países vecinos ante un mundo callado durante el período del gobierno nacionalsocialista de Alemania.

Recuerdos de sufrimiento y valentía.

La valentía de unos pocos que empuñaron las armas ante un enemigo inmensamente superior. Y la resistencia pasiva y activa de una masa de judíos que se negaron aún en condiciones de vida infrahumanas a aceptar el veredicto enemigo de constituir una raza inferior.

La resistencia de aquellos que no dejaron de mantener su fe aún cuando la lógica los desafíó a renegar de sus creencias.

La resistencia de quienes lograron llevar a cabo una vida judía creando escuelas, centros de ayuda, y el minian frente a las bayonetas nazis.

Existen aún los sobrevivientes.

En realidad somos todos sobrevivientes.... Pero están los testigos oculares del infierno. Están los documentos de Iad Vashem.

Y también están quienes quieren negar todo lo sucedido considerándolo una exageración judía para crear simpatías entre las naciones del mundo con el objetivo de lograr ventajas.

La gran ansiedad.

¿Cómo hacer para que no quede en el olvido? ... No para el resto del mundo, sino para que a los ojos de nuestros propios hijos no se convierta en un dato estadístico más en la larga historia judía?

Es que realmente cuesta creer la realidad y que la condición humana pueda desaparecer en una de las naciones más cultas de la preguerra como lo fuera Alemania.

La Kneset legisló en 1986 una prohibición en contra de difundir material que negara los crímenes nazis o minimizar su magnitud con la intención de defenderlos o expresar simpatía o adhesión para ellos, con cinco años de prisión.

Servirá a largo plazo - cuando un amplio sector del mundo judío niega la autenticidad de nuestros documentos previos (la Torá) y su vigencia práctica actual?

Un sobreviviente australiano tatuó su número de Auschwitz en el brazo de sus hijos para mantener vivo el recuerdo de lo que había sucedido. Otros reúnen a su familia anualmente para mostrarles las vestimentas que usaron en el campo de concentración.

En numerosas instituciones se encienden velas en recuerdo de los Keddoshim. Es que antes de la guerra se ayunaba el 20 de Sivan por las masacres de Chmelnitzky en Polonia y Ucrania... y ahora simplemente forma parte de los libros de historia para quienes los leen!

Mas no carecemos de recordatorios.

* El Maror nos recuerda la amargura de la esclavitud.
* Tisha Beav lloramos por la Gloria Divina que se alejó de nosotros y por la expulsión de España.
* La Sucá nos habla de la Providencia Divina.
* Los Tefilín y la Mezuzá nos recuerdan a diario de la salida de Egipto y de nuestra misión como judíos.
* Shavuot nos refresca la ley y las leyes del Cashrut cumplen también un objetivo social de unirnos.
* El estudio de la Torá nos permite mirar al mundo con otra perspectiva y el rezo diario nos da la oportunidad de evaluarnos tres veces al día.

- No. El recuerdo de los mártires no caerá en el olvido en la conciencia colectiva de un pueblo que se identique claramente con sus ideales y no renuncia a sus leyes y tradiciones. Es el mayor tributo que podemos dar a quienes dieron su vida con orgullo por ser judíos.

(Con la amable autorización de http://www.tora.org.ar/)

* Fuente: Breslev.co.il