martes, 2 de junio de 2009

Tzvi Freeman - ¿Es Di-s Agnóstico? (¿Es Di-s Real o solo una ilusión?)

El Rabino Tzvi Freeman es el director del equipo de "Pregunte al rabino" de Chabad.org, y es uno de los miembros más antiguos de Chabad.org .Autor de varios títulos sobre Cábala y filosofía jasidica, incluido el aclamado "Trayendo el cielo a la Tierra". Para comprar el libro de Tzvi, haga clic aquí.

* Pregunta:

¿Puede un agnóstico ser un buen judío? Estoy convencido que no puede haber ninguna prueba concluyente de la existencia de un creador benevolente del universo. ¿Hay lugar para mí en el judaísmo?

* Respuesta:

Usted es agnóstico con respecto a Di-s. Yo aun no estoy convencido de toda la realidad. El por qué es que, personalmente, pienso que Di-s también es agnóstico. Él se sienta ahí perpetuamente preguntándose si existe o no. Fuera de Su interrogante, todo un mundo es generado —con seres como nosotros que van preguntándose "¿Es esto real o qué?"

Ahora digamos, "es una locura. ¿Por qué en la tierra —o en el cielo, o dondequiera que esté existe o no existe —puede Di-s (si existe) estar inseguro de Su propia existencia?"

Consideremos esto:

¿Quién vino con toda esa idea de la existencia al comienzo? Por supuesto, el ateo asume que la existencia sólo es. No se imagina que pueda haber no existencia. Eso es el ateismo en una palabra: Las cosas sólo son (Está bien, cuatro palabras).

Pero puesto que usted está preguntando a un rabino, le diré que nada tenía que ser. Di-s vino con la idea de la existencia.

Esta es realmente una razonable traducción del nombre de Di-s en hebreo, como escribí a otra-pobre-alma-que-también-pensó-que-conseguiría-una-respuesta-simple-de-mí-y-terminó-tan-confundido-como-usted-se-sentirá-en-el-momento-en-que-termine-esta-respuesta: Di-s, en hebreo significa "El que fue, es y será" —pues en nosotros está y Él nos hace ser.

Di-s tuvo la idea de que algunas cosas deben existir y otras no. Llámelas A y B. Entonces Él debe determinar si debe ser una de aquellas de categoría A o B. Y es así donde comienza todo el problema: Todavía Di-s debe determinar si está jugando este juego de la existencia y es parte de nuestro mundo o tiene cosas mejores que hacer con Su tiempo. (En realidad el tiempo es también otra de esas cosas existentes de categoría A. Pero la frase suena bien, así que la utilizo).

Sin ir más lejos: Maimónides, el gran codificador del siglo 12 de lo-que-nosotros-creemos-y-lo-que-no-así-todos-pudieron-discutir-acerca-de-esto-en-los-siguientes-mil-años escribió que Di-s no puede ser llamado una existencia. Una existencia tiene una especie de definición, como "¿Existe como qué?" Si Di-s existe, dice Rabí M., entonces algo tuvo que hacerlo existir —lo que quiere decir que no puede ser Di-s. Por lo tanto, Di-s, por definición, no existe.

"Un hecho curioso: ¿Sabía usted que cuando los romanos sentenciaban a muerte a una persona por hacerse judía, el crimen era llamado "ateismo"? Puesto que el Di-s judío no puede ser visto o descripto, consideraban que esa persona no tenía ningún dios en absoluto. Resulta que el judaísmo está más cerca del ateismo que del teismo de la mayoría de la gente. Como señaló una vez Rabí Sholom DovBer de Lubavitch "En el Di-s en que no creen los ateos, yo tampoco creo".

* Aquí hay más evidencia de que Di-s es agnóstico:

I - Libre Elección.

Libre Elección significa que Di-s no existe. Si Él existe, entonces —ser el todo-abarcante, todopoderoso ser que es Di-s —no dejaría ninguna posibilidad para mi libre elección. No hay lugar para nosotros dos. Libre elección, en otras palabras, significa que yo existo, tomo mis propias decisiones y manejo mi propia vida. Y si es así, Di-s no existe.

Pero, un momento: ¿Qué es eso que tengo libre elección para decidir? Después de todo, debe haber algo significativo para decidir para poder hacer una elección. Significado, propósito, valor inherente —esas son sólo otras palabras en código para Di-s. Por lo tanto la elección es que yo haga lo que Di-s quiere de mi o no. Lo que quiere decir que Di-s existe. Resulta que la Libre Elección es muy agnóstica.

II - Mal.

¿Qué es el mal? Si Di-s existe no puede haber mal. Porque el mal es la ausencia del bien —y si Di-s está y Di-s es bueno, ¿cómo puede haber otra cosa que el bien? Por lo tanto la existencia del mal significa que Di-s no existe.

Pero espere: ¿Cómo puede haber mal si no hay Di-s? ¿Qué significa el mal? Es como cualquier otra cosa. Por lo tanto la existencia del mal asume que Di-s existe.

Nuevamente, Di-s existe y no existe. La idea de moralidad también es muy agnóstica.

III - Existencia.

Sigamos derecho al centro del dilema: Existencia. ¿Cómo existe todo? Sólo porque es mantenido por Di-s, el gran Hacedor (como fue descripto antes). Por lo tanto, para que algo exista, Di-s debe existir.


Pero no tan rápido:

¿Qué es lo que el Hacedor, bendito sea, está haciendo? Cualquier cosa que sea, no es Él —porque su fuera Él, entonces no habría hecho una cosa,

¿lo habría hecho? La existencia debe ser aquello que no es Di-s. Reduzca esto a: Di-s no existe.

Por lo tanto la existencia misma es un estado de agnosticismo, otro más de los gatos de Schrodinger sentado en la caja, ni vivo ni muerto y ni siquiera un poco entre ambos. Lo que el físico cuántico llama "qubit entanglement" o "un estado indeterminado". Como Di-s es agnóstico, entonces es existencia.

"Otro hecho curioso: Tome toda la energía radiante del universo (como la luz, el calor, etc.) y sustraiga toda la energía negativa (como la gravedad) ¿y qué obtiene? Cero. ¿Entonces el universo existe o qué?"

Ahora usted está tan confundido como el resto de nosotros y lo sabe, dígame, por favor: ¿Quién desenreda los qubit, abre la caja, determina el estado del mundo y de Di-s y lo libera de Su gran enigma? ¿Quién le permitirá entrar a Su universo y existir acá junto con nosotros?

Sólo hay un héroe en la historia en el que puedo pensar, y ese somos nosotros. En efecto, nosotros somos la conciencia de Di-s decidiendo si debe vivir en este lugar que llamamos realidad o no.

Por lo tanto, si decidimos que este es un lugar sin Di-s donde todo hombre puede hacer todo lo que desea, los fuertes tragarían a los humildes, el conspirador consumiría al ingenuo, la belleza es sólo un artefacto de los sentidos e instintos, las cosas ocurren porque ocurren y eventualmente todo el lugar está en efervescencia de todas formas aun desde que promulgaron la ley de entropía —este es el mundo en el que decidimos vivir y de esta manera es el mundo.

Como la Torá (Levítico 26:23-24) dice:

"Si anduviereis contra mí (es decir, como si no hubiera Di-s), entonces Yo andaré contra ustedes (es decir, no seré Di-s y las cosas serán sólo porque son)…".

Pero si decidimos genuinamente irritados con la injusticia; perturbados por la falta de la presencia de Di-s, obsesionados por la belleza con la que brilla en Su mundo; fascinados y asombrados por toda célula de vida y ser como un niño de diez años en su primera visita a Radio Shack; y anhelar un futuro final en el que Di-s, propósito, significado y vida estará gritando desde cada ramita, roca y fotón…

Entonces habremos convencido a Di-s que crea en Su mundo, en nosotros y en Su propia existencia. Entonces nuestro mundo será un mundo real.

Esa es la elección llamada judaísmo. ¿Están ustedes en el autobús o qué?


* Fuente: Chabad.org