lunes, 17 de agosto de 2009

Tammara Pasturino - Dejar de culpar a Moshé



- El sitio es hermoso y un verdadero faro que irradia la Luz de nuestro Creador, más en estos tiempos en que necesitamos tanto de ella. Es sabido que el momento antes del amanecer es cuando más oscuridad percibimos, es sabido también que el Mesías está muy cercano a llegar.

Quiero compartir esta reflexión y les envío mis saludos y respeto.

* Dejar de culpar a Moshé

En estos tiempos tan difíciles que nos han tocado vivir, vemos la inmensa necesidad que tenemos todos, de emular a Israel para ser iluminados.

Necesitamos dejar de justificarnos, aquellos los que no pertenecemos a este Pueblo, y salir de la inmadurez y del infantilismo de ver la realidad, solo con nuestra propia "cabeza", de reducirla solo a nuestra mente.

¿Por qué, emular a Israel?

Porque este Pueblo aprendió de Moshé, a discernir. Y mediante el cumplimiento de los Principios Civilizadores de la Torá y fue expandiendo su conciencia y alcanzando madurez.

Madurez que lo ha hecho tan grande, y a la vez inspiración para todos aquellos, que buscan la verdad y la Luz del Creador.

Por eso hoy, es imperioso encontrar la forma de acercarnos al conocimiento que tiene este Pueblo, y de que ellos encuentren, a su vez, la manera de trasmitirnos la Luz y la verdad.

De no ser así, humildemente voy llegando a la convicción, de que el mal continuará resurgiendo.

Ya tenemos infinidad de muestras, que querer culpar a Israel de "todos" los males, nos ha perpetuado en el caos. No podemos seguir sin entender, que es Israel que nos señala el camino del discernimiento en los Principios Superiores.

"Y que son los Principios Superiores, los que nos sacan del caos, de la inconciencia y la inmadurez."

Nos mantendremos sufriendo indefinidamente, si no entendemos que los herederos de Moshé, son los herederos del discernimiento superior y son quienes nos pueden iluminar el camino.

Necesitamos dejar de darle la razón a Paró (Faraón) en todos sus lamentos, que indefectiblemente derivan, en violencia y dolor.

Y necesitamos imperiosamente, dejar de culpar a Moshé.

"No olvidemos nunca, que él fue quien recibió los fundamentos esenciales que sostienen la sociedad civilizada, y su Pueblo quien nos los trasmitió."

Hoy más que nunca Moshé, debe ser nuestro maestro.

Hoy más que nunca debemos escucharlo, para aprender de él.

Con mucho respeto, reconocimiento y infinito agradecimiento al Creador por haberme permitido comenzar a transitar este camino,

Tamara Pasturino, Uruguai


* Breslev.co.il