miércoles, 30 de diciembre de 2009

Rabbi Tzvi Freeman - ¿Cómo es posible que un religioso sea deshonesto?

 


 * Pregunta

Uno de los administradores de nuestra sinagoga, malverso fondos de las donaciones comunales. El es una persona con grandes conocimientos de la Torá y definitivamente sabe diferenciar entre el mal y el bien ¿Como es posible que haya cometido semejante acción?

 * Respuesta

Te contestare con una historia:

Rabi Jaim de Sanz (Maestro Jasídico polaco 1793 – 1876) una vez buscaba a un hombre honesto en el mercado. Primero paro a Iosel y le pregunto "Iosel, si encuentras una billetera en la calle ¿Qué harías?

"Obviamente, se la devolvería a su dueño" contesto Iosel.

"¡Iosel, eres un tonto!" exclamo el rabino "ahora espera aquí"

El rabino llamo a otro hombre.

"Faivel, ¿Si encuentras una billetera en la calle que harías?

"Rabino, usted me conoce" contesto Faivel "Probablemente me la quedaría. Necesito el dinero imperiosamente, y no soy un gran judío."

"¡Faivel, debes arrepentirte, espera aquí!

Entonces el rabino llamo a un tercer hombre.

"Leibl, ¿si encuentras una billetera en la calle que harías?

Leibl, comenzó a temblar.

"Contéstame, Laibel, ¿Qué harías?"



"Rabino" Laibel dijo con los ojos en el piso "Realmente no se lo que haría, no se si ganaría mi Ietzer Hara (Instinto del mal) o mi Ietzer Tov (Instinto del Bien)"

"Leibl, tu eres realmente honesto" contesto el rabino.

Esa es la naturaleza humana, cuando la tentación se presenta nadie puede decir con seguridad como actuaría. Especialmente si la tentación ocurre día tras día.

Incluso en la época del sagrado templo de Jerusalem, cuando el sacerdote ingresaba en la bóveda del tesoro, lo debía hacer acompañado de otros dos colegas.

Por eso la Torá nos enseña no te apresures a juzgar a tu prójimo por su falta de honestidad. Tu tampoco sabes como actuaras frente a una situación similar.

La Torá dictamina que un caso de malversación de fondos comunitarios, la persona debe pagar lo robado y pierde su puesto. Pero también nos enseña que debemos admitir que podríamos haber actuado en forma similar estando en su situación.

Existe una ley talmúdica que dictamina que un anciano muy mayor no puede ser Juez en el Beit Din ¿La razón? Porque el ya a olvidado los problemas ocasionados para sostener a una familia, y no va a ser objetivo con un criminal común.

La Torá es la armonía de los opuestos.