miércoles, 9 de junio de 2010

Pirké Avot - Rabí Meir


 * Rabí Meir dice:

Todo aquel que se ocupa de la Torá por la Torá misma se hace merecedor de muchas cosas. Y no sólo ello, sino que el universo entero justifica su existencia en aras de él.

Es llamado amigo, amado, que ama el Omnipresente, ama a las creaturas, que alegra al Omnipresente, alegra a las creaturas, es revestido de humildad y de reverencia, es legitimado para ser justo, piadoso, recto y fiel, es alejado del pecado y es acercado al mérito, es posible recabar de él consejo, criterio, intuición y fortaleza, pues fue dicho:

"Mío es el consejo y el criterio, intuición soy,
mía es la fortaleza"
(Proverbios 8:14)

Le es otorgado el reinado, el dominio y el escrutinio de la Ley, le son revelados secretos de la Torá, se hace como manantial que fluye sin cesar y como río que no amengua su curso, tiene recato y paciencia, perdona las ofensas y es engrandecido y elevado sobre toda la Creación.


* Fonte: Pirké Avot - Capítulo Sexto