martes, 27 de octubre de 2009

Jabad/Venezuela - Nueva Yeshiva en Venezuela



La organización Jabad Lubavitch de Venezuela, preocupada por la situación del país, decidió abrir el pasado mes de octubre, una Yeshiva con jóvenes de diferentes procedencias pensando que el continuo estudio de la Torá puede traer beneficios al país.

La Yeshiva está integrada por diez jóvenes cuya edad promedio es de 19 años.

Todos vienen a estudiar para ser rabinos y provienen de diferentes partes de Estados Unidos, pero la mayoría convivió los últimos años en distintos lugares del mundo conociendo las comunidades judías de Argentina, México, Uruguay, Paraguay, Inglaterra, Francia, Russia, China, entre otros.

David Messoud, uno de los bajurim (jóvenes), dijo que la comunidad judía venezolana era especial, ya que él pasó dos años en Europa y Asia, y sólo en Venezuela se sentía como en casa, ya que todos en el país lo recibieron cálidamente y había una gran unidad entre judíos sin importar si eran sefardí o askenazi que hizo que se considerara parte de una gran familia.

Messoud no fue el único que pensó así, es más, la mayoría de los bajurim se impresionaron con la calurosa bienvenida que les dio la comunidad venezolana, y agradecen mucho el trato recibido desde que llegaron al país.

Los bajurim hablan con alegría de su convivencia en Venezuela y algunos comentan sus experiencias en el corto tiempo que tienen en el país.

Mendy Pewzner dice:

“Desde el primer día, el estudio de la Torá llena los pasillos de la Yeshiva, desde muy temprano en la mañana hasta muy tarde en la noche.

La Yeshiva ya ha crecido más allá de sus diez estudiantes, ya que miembros de la comunidad vienen a acompañarnos a explorar las amplitudes y profundidades del judaísmo”.

Otros como Lavy Kosofsky y Moishy Korf hablan de lo que quieren lograr mientras estén en Venezuela. El primero dice que quisiera ayudar a la comunidad a crecer en un sentido judío, darle más profundidad a la religión para que la gente pueda descubrir la riqueza de su herencia, y darles fuerza a todos para que continúen con sus buenas acciones.

Por su parte, Korf comenta:

“Con ayuda de D-os, vamos a poder mejorar y hacer florecer a la comunidad en este momento en que Venezuela está pasando por momento difíciles, debemos darles valor y animo, alumbrar a los judíos venezolanos para poder lograr cosas inimaginables”.

Los bajurim agradecen a la Jabad Lubavitch y a la comunidad judía venezolana por abrirle las puertas del país e invitarlos a estudiar Torá y a crecer espiritualmente, y le expresan sus mejores deseos a Venezuela.


* Fuente: Jabad Lubavitch de Venezuela