miércoles, 30 de diciembre de 2009

Rabbi Tzvi Freeman - ¿Cómo es posible que un religioso sea deshonesto?

 


 * Pregunta

Uno de los administradores de nuestra sinagoga, malverso fondos de las donaciones comunales. El es una persona con grandes conocimientos de la Torá y definitivamente sabe diferenciar entre el mal y el bien ¿Como es posible que haya cometido semejante acción?

 * Respuesta

Te contestare con una historia:

Rabi Jaim de Sanz (Maestro Jasídico polaco 1793 – 1876) una vez buscaba a un hombre honesto en el mercado. Primero paro a Iosel y le pregunto "Iosel, si encuentras una billetera en la calle ¿Qué harías?

"Obviamente, se la devolvería a su dueño" contesto Iosel.

"¡Iosel, eres un tonto!" exclamo el rabino "ahora espera aquí"

El rabino llamo a otro hombre.

"Faivel, ¿Si encuentras una billetera en la calle que harías?

"Rabino, usted me conoce" contesto Faivel "Probablemente me la quedaría. Necesito el dinero imperiosamente, y no soy un gran judío."

"¡Faivel, debes arrepentirte, espera aquí!

Entonces el rabino llamo a un tercer hombre.

"Leibl, ¿si encuentras una billetera en la calle que harías?

Leibl, comenzó a temblar.

"Contéstame, Laibel, ¿Qué harías?"



"Rabino" Laibel dijo con los ojos en el piso "Realmente no se lo que haría, no se si ganaría mi Ietzer Hara (Instinto del mal) o mi Ietzer Tov (Instinto del Bien)"

"Leibl, tu eres realmente honesto" contesto el rabino.

Esa es la naturaleza humana, cuando la tentación se presenta nadie puede decir con seguridad como actuaría. Especialmente si la tentación ocurre día tras día.

Incluso en la época del sagrado templo de Jerusalem, cuando el sacerdote ingresaba en la bóveda del tesoro, lo debía hacer acompañado de otros dos colegas.

Por eso la Torá nos enseña no te apresures a juzgar a tu prójimo por su falta de honestidad. Tu tampoco sabes como actuaras frente a una situación similar.

La Torá dictamina que un caso de malversación de fondos comunitarios, la persona debe pagar lo robado y pierde su puesto. Pero también nos enseña que debemos admitir que podríamos haber actuado en forma similar estando en su situación.

Existe una ley talmúdica que dictamina que un anciano muy mayor no puede ser Juez en el Beit Din ¿La razón? Porque el ya a olvidado los problemas ocasionados para sostener a una familia, y no va a ser objetivo con un criminal común.

La Torá es la armonía de los opuestos.

 

domingo, 27 de diciembre de 2009

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Jasídicos - El Gato


El sexto Rebe de Lubavitch, Rabino Iosef Itzkak Schneersohn, fue desafiado una vez…

"¿Dígame, Rebe, cómo puede usted en estos días y tiempos, insistir todavía que la Torá es la pura palabra de Di-s? ¿No duda de que tantos críticos de la Biblia y hombres de ciencia desechen sus creencias?"

El Rebe respondió con una historia:

Un joven inventor ambicioso trabajó durante muchos años en un proyecto. Finalmente, escribió a su mentor, gran ingeniero bajo cuyo tutelaje él había estudiado, diciéndole que él deseaba presentarle su trabajo para la crítica de su maestro.

El gran ingeniero le contestó que estaría en la ciudad natal del hombre joven en unas semanas, y que estaría más que contento en verlo y ofrecerle sus comentarios sobre la invención de su querido estudiante.

A medida que el día designado se acercaba, el joven aumentaba su agitación.

Sentía que ésta era la prueba más importante de su carrera. Veía su invención como la máxima encarnación de su creatividad; la opinión de su mentor sería la culminación de sus éxitos.

Cuando se despertó esa mañana, supo que no iba a poder enfrentar el veredicto de su mentor.

Dejó su proyecto en la mesa de estudio, junto con una nota en que le pedía perdón por su ausencia y le pedía a su maestro que pusiera por favor por escrito sus comentarios. Después de decirle a su esposa que dirigiera al ingeniero al estudio, dejó la casa y salió a la calle.
Era tarde ya cuando volvió a su estudio.

Tan pronto como miró hacia la mesa, lanzó un grito y se derrumbó en su silla. Su esposa, apresurándose al lado de su marido, lo encontró blanco como una hoja de papel y con una mirada de desesperación absoluta en sus ojos.

En la mesa estaba el proyecto de su invento, tachado de lado a lado con unas grandes líneas de tinta negra.

"Parece que se arruinó, ¿no?," dijo a su esposa. "¿Pero puedes volverlo a dibujar de memoria?"

"¿Dibujarlo de memoria? Cada línea en ese diagrama está grabada en mi mente. Yo puedo dibujarlo en mi sueño. ¿Pero ése no es el problema, no?"

"¿Entonces cuál es el problema?" preguntó la buena mujer.

"¡El problema es que el más grande ingeniero de la tierra ha tachado los últimos diez años de mi vida!"

"¿Tu maestro?"dijo la esposa del inventor.



"Él envió un mensaje que no podía venir hoy. Lo que pasó fue que el gato se subió a la mesa y tiró el tintero."

* Fuente: Jabad Lubavitch de Chile


miércoles, 9 de diciembre de 2009

Simply Tsfat on Stage

The lovely chassidic music band from Tsfat, Israel performs live on stage the most beautiful holy music. During summer war of 2006, I ate Shabbat lunch with the violin player at his house with his holy family as bombs fell nearby.


domingo, 6 de diciembre de 2009

Rabí Yonatán - Los Cántaros


- Dijo Rabí Yonatán:

El Alfarero


"El alfarero,cuando prueba los cántaros de su horno,

no prueba los mal cocidos que al darles un golpe ya se parten;

él prueba los cántaros bien hechos que,

aunque los golpea varias veces, no se rompen.

De la misma manera,

el Todopoderoso no prueba a los malvados que no pueden soportar la prueba.

¿A quién prueba? - a los Tzadikim (justos)".


(Yalkut Shimoní sobre Salmos 12:4)

jueves, 26 de noviembre de 2009

Abraham J. Twerski - Sonriendo Cada Día


Un rabino que recolectaba fondos para una Ieshivá llamó a un hombre rico que era conocido como miserable.

"No tiene sentido que usted me pida" aconsejó. "No doy donaciones a Ieshivot".

"No vine por una donación", disparó el rabino. "Vine a cumplir la mitzvá de Bikur Jolim, visitar a los enfermos".

"Pero yo estoy completamente sano", afirmó el miserable, no comprendiendo la afirmación del rabino.

- No, tú no lo estás", insistió el rabino con calma.

"Salomón enseña en Eclesiastés (5:12):

"Hay una grave enfermedad que he visto: la riqueza que es guardada en detrimento de su propietario'. Puesto que atesoras tu riqueza, realmente sufres de una enfermedad, así que vine a verte".

"¿No hay otras personas enfermas?", preguntó asombrado el miserable. "¿Por qué me has escogido para visitarme?"

Por qué" sonrió satisfecho el rabino.

"El Talmud dice que quienquiera que visita a una persona enferma se lleva un sexagésimo de su enfermedad."

¿Qué puedo esperar si me voy con un sexagésimo del mal de algún otro?

Nada, sólo 'tzarot' (problemas). Pero si me voy con un sexagésimo de su enfermedad, ¡verdaderamente me hará muy bien!"

* El contenido de esta pagina es de propiedad intelectual del autor, editor y / o Chabad.org , y es producido por nuestro socio en el contenido, Chabad.org. Si ha disfrutado de este articulo lo invitamos a distribuirlo, estipulando que ha cumplido con la Politica de Derechos de autor.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Richard Ribkim - El dilema de Usar Kipa fuera de nuestro entorno



La primera vez que usé una kipá fuera de la sinagoga en Canadá, estaba petrificado. Acababa de regresar de Israel, donde me hice religioso y donde las kipot son casi tan comunes como los teléfonos celulares. Pero cuando volví a Vancouver, no tenía el coraje para comenzar a usar kipá.

Mis razones eran varias: No tenía el coraje de enfrentarme a las preguntas de mis amigos y mi familia. No tenía el valor de ser un “judío modelo” y que todas mis acciones sean juzgadas por el hecho de estar usando una kipá. Simplemente no tenía la valentía para declarar todo lo que implica usar una kipá.

Sin embargo, mi primer Shabat en Vancouver, me informaron que uno no puede cargar nada en Shabat (en la ausencia de un eruv, el cual no existía). ¡Eso significaba que después de la sinagoga no podía colocar mi kipá en mi bolsillo!

¿Qué iba a hacer? ¡Tenía que caminar una hora hasta mi casa! ¿Qué pensaría la gente de mí? No tenía muchas opciones.

"Pensé en correr a toda velocidad hasta mi casa, así la gente vería solamente una silueta felina pasar volando al lado de ellos, lo cual no les daría mucho tiempo para darse cuenta de mi cabeza cubierta."

Pero me di cuenta que no soy para nada felino, y que probablemente podría correr más o menos una cuadra antes de caer al suelo con convulsiones. Así que decidí enfrentar la situación y caminar hasta mi hogar usando kipá.

Durante aquella vuelta a casa, debo haberme visto como un paciente mental fugitivo con un serio caso de paranoia. Cuando alguien pasaba a mi lado pensaba para mí mismo, “¿Qué estás mirando? ¿Acaso estás viendo mi kipá? ¿Cuál es tu problema? ¿Acaso nunca habías visto a un judío antes? ¡CERDO RACISTA!”

De hecho, las personas que caminaban hacia mi probablemente pensaban para si mismas, “Este hombre que se está acercando a mi parece un adicto al crack. Espero que no me golpee”.

* Ventajas de Usar Kipá

Con el paso de los meses y años me sentí cada vez más cómodo usando mi kipá y comencé a utilizarla casi todo el tiempo.

Pero cuando apliqué para unas pasantías de verano en firmas de abogados en Vancouver no utilicé mi kipá para las entrevistas. “¿Quién va a contratarme si estoy usando una kipá?” Me pregunté. A pesar del hecho de que Canadá es probablemente el país con más diversidad cultural y tolerancia en el mundo, yo aún no estaba preparado.

Pero descubrí que existían problemas por no usar la kipá en el trabajo.

"Ya que mis compañeros de trabajo no tenían razón para pensar que yo era diferente, mi primer día en la firma, me llevaron a almorzar a “El Camarón Rojo”.

Mientras que todos mis compañeros ordenaban diferentes tipos de mariscos prohibidos para mí, yo quería preguntar si el chef podría prepararme un plato especial – como tal vez, agua asada con un acompañamiento de agua sazonada con agua. En cambio, terminé pidiendo una ensalada, pero sabía que aun así estaba comprometiendo mis estándares de cashrut.

De ahí en adelante, sólo colaciones en bolsa para mí.

Debido a razones profesionales y espirituales, decidí mudarme a Toronto. Con mis dificultades previas respecto a la kipá todavía presentes, decidí acudir a las entrevistas en Toronto usando una kipá.

* Haciendo mi Debut

Mi primera entrevista fue en una firma de abogados en el centro, yo estaba realmente interesado. Entré en el ascensor, el cual me tenía que llevar hasta el piso 45, un poco nervioso con el asunto de la kipá pero armándome de valor.

Vi a otro hombre en el ascensor llevando una kipá también. Me sentí inmediatamente aliviado. Comenzamos a platicar y le conté en qué firma de abogados me iba a entrevistar.

“Ah, esa es una gran firma”, dijo él. “Felicitaciones por conseguir una entrevista ahí”. Hizo una pausa por un segundo y luego continuó, “debo advertirte. He escuchado que ahí no les gusta mucho que la gente use kipá para ir a trabajar”.

Mi corazón se hundió en lo más profundo de mi estómago. No estoy seguro si fue por escuchar la mala noticia o porque el ascensor llegó de forma abrupta al piso 45. Salí cautelosamente y miré para ambos lados como si se fuera a activar la “alarma de alerta de kipá”. Me volví hacia el hombre en el ascensor y le agradecí por la advertencia.

“No hay problema”, me dijo mientras salía del ascensor también.

“Buenos días Sr. Rothstein”, le dijo la recepcionista a mi amigo del ascensor. El hombre del ascensor – un socio de esta firma – me guiñó el ojo y se rió. “Buena suerte en la entrevista. Pasa a mi oficina cuando termines”.

Mi entrevista salió bien y pude ver que mi decisión de usar kipá ya estaba dando frutos. Algunos de los abogados me dijeron que no tendría problemas con cuidar Shabat en esta firma, incluso en los meses de invierno en que Shabat comienza temprano.

La firma también me quería invitar a cenar, pero ofrecieron hacer una reunión en la oficina para que yo pudiera asistir sin tener que pedir agua asada. No tuve que dar explicaciones, mi kipá lo hizo por mí.

Una vez que me puse la kipá, ellos sabían exactamente mi posición.

"También fue un símbolo para mí, que me ayudó a entender cómo mis pensamientos y sentimientos internos “religiosos” tenían que verse reflejados en mis acciones externas."

Podrás pensar que yo estaba demasiado neurótico acerca del dilema de la kipá. Pero la verdad es que una vez que uno se pone una kipá, está haciendo una declaración.

Para mí, es una declaración a mí mismo y a los demás acerca de mi compromiso con el judaísmo y el pueblo judío. Luego de sentirme más seguro con mi propia identidad judía, finalmente tuve el coraje para hacerlo.


* Fuente: AishLatino.com

Radio Jai (Argentina)

martes, 27 de octubre de 2009

Jabad/Venezuela - Nueva Yeshiva en Venezuela



La organización Jabad Lubavitch de Venezuela, preocupada por la situación del país, decidió abrir el pasado mes de octubre, una Yeshiva con jóvenes de diferentes procedencias pensando que el continuo estudio de la Torá puede traer beneficios al país.

La Yeshiva está integrada por diez jóvenes cuya edad promedio es de 19 años.

Todos vienen a estudiar para ser rabinos y provienen de diferentes partes de Estados Unidos, pero la mayoría convivió los últimos años en distintos lugares del mundo conociendo las comunidades judías de Argentina, México, Uruguay, Paraguay, Inglaterra, Francia, Russia, China, entre otros.

David Messoud, uno de los bajurim (jóvenes), dijo que la comunidad judía venezolana era especial, ya que él pasó dos años en Europa y Asia, y sólo en Venezuela se sentía como en casa, ya que todos en el país lo recibieron cálidamente y había una gran unidad entre judíos sin importar si eran sefardí o askenazi que hizo que se considerara parte de una gran familia.

Messoud no fue el único que pensó así, es más, la mayoría de los bajurim se impresionaron con la calurosa bienvenida que les dio la comunidad venezolana, y agradecen mucho el trato recibido desde que llegaron al país.

Los bajurim hablan con alegría de su convivencia en Venezuela y algunos comentan sus experiencias en el corto tiempo que tienen en el país.

Mendy Pewzner dice:

“Desde el primer día, el estudio de la Torá llena los pasillos de la Yeshiva, desde muy temprano en la mañana hasta muy tarde en la noche.

La Yeshiva ya ha crecido más allá de sus diez estudiantes, ya que miembros de la comunidad vienen a acompañarnos a explorar las amplitudes y profundidades del judaísmo”.

Otros como Lavy Kosofsky y Moishy Korf hablan de lo que quieren lograr mientras estén en Venezuela. El primero dice que quisiera ayudar a la comunidad a crecer en un sentido judío, darle más profundidad a la religión para que la gente pueda descubrir la riqueza de su herencia, y darles fuerza a todos para que continúen con sus buenas acciones.

Por su parte, Korf comenta:

“Con ayuda de D-os, vamos a poder mejorar y hacer florecer a la comunidad en este momento en que Venezuela está pasando por momento difíciles, debemos darles valor y animo, alumbrar a los judíos venezolanos para poder lograr cosas inimaginables”.

Los bajurim agradecen a la Jabad Lubavitch y a la comunidad judía venezolana por abrirle las puertas del país e invitarlos a estudiar Torá y a crecer espiritualmente, y le expresan sus mejores deseos a Venezuela.


* Fuente: Jabad Lubavitch de Venezuela

jueves, 22 de octubre de 2009

Simon Jacobson - ¿Di-s es Religioso?


Por Simon Jacobson - El contenido de esta pagina es de propiedad intelectual del autor, editor y / o Chabad.org, y es producido por nuestro socio en el contenido, Chabad.org. Si ha disfrutado de este articulo lo invitamos a distribuirlo, estipulando que ha cumplido con la politica de derechos de autor.

"Estudios recientes muestran que, el 80- 90 % de los habitantes de USA dicen creer en Di-s, pero el 40-50 % declara no practicar religión alguna."

Ciertamente, si Di-s es Todopoderoso e infinito, y la religión es un compendio de leyes y rituales y una lista de cosas que uno debe ó no hacer, se hace difícil describir a Di-s como “religioso”. Tampoco pareciera que ser religioso acercará a la persona a Di-s.

Si Él trasciende toda limitación y definición, ¿por qué la forma de acercarnos a Di-s debe ser el imponer más restricciones y axiomas a nuestras ya finitas y pesarosas vidas?

De todas formas, esta paradoja no está confinada únicamente al aspecto religioso - espiritual de la experiencia humana.

A lo largo de la historia, cuando una persona deseaba escapar de los límites de lo mundano y frívolo, lo lograba a través de subyugarse a un estructurado y rígido código de conducta.

Mi ejemplo preferido para esto es la disciplina de la música.

Hay una cierta cantidad de notas en la escala musical, y ninguno – ni siquiera el más grande de los músicos- pude crear una nueva nota o abstraerse de alguna.

Quien desee ejecutar o componer música debe conformarse con este sistema absoluto e inmutable.

Más aún, sometiéndose a esta estructura, el músico creará una pieza de música que conmoverá la parte más profunda del corazón de la persona- ese sitio que no puede ser descrito, y mucho menos, definido.

Usando esa fórmula precisa y matemática, el músico creará algo que transportará a quién la escuche a un lugar mucho más elevado de los confines y ataduras del diario vivir, muy por encima de las estructuras de la física y la matemática.

Imagine, entonces, una disciplina musical cuyas leyes hayan sido dictadas por el Inventor y Creador de la vida- Aquél que posee el conocimiento íntimo de cada fuerza, cada vulnerabilidad, cada potencial y cada sensibilidad.

La única pregunta que resta es:

"¿Por qué tantas leyes? ¿Por qué esta disciplina dicta cómo debemos despertarnos y cómo debemos dormir, y virtualmente todo lo que entretanto hacemos?"

Porque la vida misma en toda su infinita complejidad, es nuestro instrumento de conexión con Di-s. Cada “escala” en su “registro” debe ser aprovechada para alcanzar la conexión óptima.

Ya que la música es nuestra metáfora, no podemos dejar de citar la famosa anécdota en la que el Archiduque Ferdinand de Austria, según se dice, le dijo a Mozart: “Hermosa música, pero demasiadas notas”.

A lo que el compositor respondió: “Si, su majestad, pero ni una más de las necesarias”.


* Fuente: Beit Jabad Uruguay

miércoles, 14 de octubre de 2009

Yosef Karduner - Breslev's Sweet Singer


By Tal Rotem - Try this for a riddle: Name one song that you can hear synagogue youth groups singing in Canada and the USA, Israeli soldiers singing in border outposts, and Kabbala scholars humming while immersed in their learning. Here’s your answer – Yosef Karduner’s Shir Hama’alot.

- Shir LaMa’alot

Rebbe Nachman of Breslev is more than explicit about the qualities that a Breslever should have: he should be extremely humble, live his life with innocence and simplicity, devote his waking hours to prayer and learning Torah as much as possible with special care to spend at least an hour a day in hitbodedut (personal prayer), and he should look for the good in others...

Yosef Karduner, Breslev’s sweet singer who’s a household word on both sides of the Atlantic, fits the above description to the letter. One would imagine that a world-famous singer and composer would have his nose high in the air. Not Yosef; his manner is calm and quiet. He doesn’t say much, but each word that he speaks in his soft but firm voice is certainly worth hearing. Yosef Karduner’s mind doesn’t leave the realm of holiness; when he’s not learning Torah or speaking to Hashem in prayer and hitbodedut, he’s working on his latest music project or engaged in helping his wife Vered raise their six lovely children, ages 5 months to 10 years.

"On stage, Yosef doesn’t make an effort to “put on a show” for the audience. He does what he knows how to do best, namely, he sings in order to cling to Hashem. His catchy, honey-sweet, and soul-piercing melodies uplift everyone that hears them. The enchanted listeners laugh, cry, dance, and flow with the Karduner melody stream. They’re with him in body and soul."

In stark contrast to publicity-thirsty performing artists, Yosef shies away from headlines. He turns down interviews and shuns the limelight. But, when I offered to take him to a beautiful stretch of beach for a sunset session of personal prayer, he jumped at the opportunity. After we finished our hour of hitbodedut, I interviewed Yosef while strolling together on the wet sand during the low tide of early evening:

* BreslevIsrael: Yosef, you’re a born singer, aren’t you?

- Yosef Karduner: Not really. Believe it or not, I was one of the best soccer players on the Po’el Petach Tikva youth team. Everyone said that I was destined to be a star footballer. Hashem had other plans. The first time I played in a Shabbat game, I sprained my ankle in the first minute of play. My soccer career ended then and there.

* BreslevIsrael: Then what happened?

Yosef Karduner: I channeled my energies into learning music, singing, and playing the guitar. When I was inducted into the Israeli Army in 1987 at age 18, I auditioned for one of the IDF musical troupes, and was accepted by the Northern Command. This was a prestigious troupe, what we call in Hebrew Lahakat Pikud HaTzafon, and a springboard for civilian music careers. Most of Israel’s popular singers came up from the ranks of the IDF troupes.

* BreslevIsrael: What did you do after the army?

Yosef Karduner: I had my own rock group and I also played backup guitar for Uzzi Hitman z"l.

* BreslevIsrael: Didn’t you become a Baal Teshuva shortly after you were discharged from the army? How did that mix with rock & roll?

Yosef Karduner: We used to rehearse at Uzzi’s house. Uzzi’s father was from an old-time Lubavitcher family. He lost his Chassidic appearance when he came to Israel from Europe, but he retained his fervent faith in Hashem. During breaks in rehearsal – which he loved to listen to – he’d talk to me about the purpose of life, about a Creator, and about the importance of living our lives like Jews. His words affected me a lot more than they affected his own son. I started reading about Judaism…

* BreslevIsrael: What was the first thing you read?

Yosef Karduner: OutpouringoftheSoul. The notion that I could have my own personal relationship with Hashem enchanted me. I wanted to learn more. I started learning in a Breslever yeshiva for Baalei Teshuva. Rabbi Yizhar Machpoud, one of yeshiva’s teachers that really helped me on my way in the beginning, introduced me to Rav Wiedenfeld of Jerusalem. Rav Wiedenfeld soon became my teacher and spiritual guide.

* BreslevIsrael: What happened to your music during your first steps as a Baal Teshuva?

"Yosef Karduner: One afternoon, I was rehearsing with my rock band. Half way through the rehearsal, I was disgusted with the emptiness of the heavy metal – lots of noise with no message. Tears started streaming down my face. I wanted to be somewhere else – I couldn’t go on as a rock & roller for another minute. The band thought that I was out of my mind."

* BreslevIsrael: So you put your guitar in the closet?

Yosef Karduner: Yes – it collected dust for nearly five months. I was immersed in Torah learning and personal prayer. Then, all of a sudden, I was doing hitbodedut in a citrus grove not far from Pardess Katz, and while I was taking to Hashem, this wonderful melody came into my mind. I was so inspired and excited that I ran home, grabbed my guitar, and started playing. I then wrote down the music. I made a beeline to Jerusalem, and I told Rav Wiedenfeld about what happened. He not only agreed that I should start playing again, he commanded me to start singing Jewish music in my own style, and blessed me with success. In rapid-fire succession, I then came out with four of my best songs and my first album, RoadMarks.

* BreslevIsrael: What was that first special melody that you received during hitbodedut?

Yosef Karduner: Shir Lamaalot, Psalm 121.

* BreslevIsrael: From that song, everything else is history…

Yosef Karduner: There’s no question that Shir LaMaalot brought me into the public eye, but something even more special happened to me because of that song.

* BreslevIsrael: What was that?

Yosef Karduner: Rabbi Yaakov Meir Schechter summoned me to come see him. Not only is he a leading Breslever, he’s one of the leading Ashkenazi Kabbalists of this generation. It’s virtually impossible to gain an audience with him. He asked me to sing Shir LaMaalot for him. I sand and strummed on my guitar, and he sat back in his chair, closed his eyes, and rocked his head gently from side to side. He was “riding” on the melody like a surfer rides on a wave. I wish I knew where the melody took him.

* BreslevIsrael: Are you still in contact with Rav Wiedenfeld?

Yosef Karduner: Not so much. I believe firmly in the importance of listening to Rebbe Nachman’s directive to go to Uman for Rosh HaShanna. Rabbi Wiedenfeld is against going to Uman on Rosh Hashanna.

- Ilu Haya Li

* BreslevIsrael: Who are your major influences with Breslev today?

Yosef Karduner: Rabbi Shalom Arush – I’ve read all of his books and have derived tremendous benefit from them. Also, Rabbi Lazer Brody’s lessons – especially on shalom bayit – have been wonderfully valuable in my everyday life.

* BreslevIsrael: You and Rabbi Lazer have made several appearances together lately. What’s behind that?

- Yosef Karduner: Rav Lazer and I have been doing quite a bit of outreach together. We mix ten to fifteen minute talk segments with songs. We end the evening with a medley and dancing. When we’re together, I really feel like one of Rabbenu Nachman’s soldiers. The response has been very enthusiastic. We look forward to doing much more together.

* BreslevIsrael: Can we look forward to a new Yosef Karduner album soon?

Yosef Karduner: With siata d’shmaya, with Hashem’s help, yes, soon I hope.

* BreslevIsrael: Yosef, we wish you success with the new album and with everything else you do. Thank you so much for your time.

Yosef Karduner: It has been my privilege. Blessings to you and your readers of all the very best, amen!






 

martes, 6 de octubre de 2009

Yerachmiel tilles - Nunca Demuela Una Suca



Una epidemia terrible se desató de Nadvorna cuando Sucot estaba acercándose, y los médicos advirtieron a los ciudadanos que tomaran todas las precauciones higiénicas por miedo al contagio. El juez local, un hombre excepcionalmente diabólico, se enteró de que Rabi Mordejai de Nadvorna acababa de construir una Sucá.

Despachó una orden judicial para demolerla, pues contradecía las regulaciones de salud municipales.

El Nadvorner Rebe ignoró el mensaje.

Luego, una escuadra de policía llegó a su domicilio para advertirle de las consecuencias de su desafío. Él contestó:

"Construí mi Sucá para que esté en pie, no para que deba demolerse."

El juez llamó al Tzadik.

Cuando esto también fue ignorado, el juez decidió lanzarse personalmente sobre su víctima. Le ordenó al Rabino de manera áspera que desmantelara la Sucá , y le advirtió del severo castigo. Las amenazas no estremecieron al tzadik en absoluto.

Éste contestó fríamente con las mismas palabras que les había dicho a los policías: "He construido la Sucá para que esté en pie, no para que deba demolerse" y agregó:

"Me gustaría que supiera que Rabi Meir de Premishlan era mi tío abuelo"

El juez voló de rabia: "¿ A quién le importa quién era su tío abuelo? ¡Inmediatamente demuela esa cosa!"

El Nadvorner serenamente le pidió que esperara un momento, pues deseaba contarle una historia.

El juez, sorprendido, asintió, y Rabi Mordejai empezó:

"Un sacerdote tenía diez hijos, todos robustos y fuertes como cedros. Y poseía un parque grande y bonito, lleno de árboles encantadores. Un día decidió que agregaría gracia a este bosquecillo, plantando un poco de flores en el jardín contiguo. Arrancó algunos de sus árboles, y en su lugar plantó perfumadas flores. Pero cuando el trabajo estuvo terminado sus hijos cayeron enfermos. Primero el mayor se debilitó y murió, entonces el segundo, y así sucesivamente, hasta que el más joven cayó enfermo. El sacerdote estaba desesperado. Convocó a los doctores más especialistas, e incluso los hechiceros fueron consultados, pero sin efecto. Varias personas le aconsejaron que visitara a Rabí Meir de Premishlan. ¿Quién sabe? Quizás la salvación podría venir a través de él, pues tenía reputación de hombre santo. No tenía ninguna alternativa. Así que con el corazón destrozado viajó a Premishlan.

Llegando allí le contó al Rebe todo lo que había ocurrido - y que ahora incluso su último hijo estaba mortalmente enfermo, y ningún médico podía curarlo. Sólo el Cielo podría ayudarlo.


" Usted tenía un jardín bonito lleno de árboles graciosos" Rabi Meir dijo, "pero debido a que quiso un jardín de flores, usted cortó los árboles de Di-s. Y es por eso que Él ha cortado sus árboles, "pues el hombre es un árbol del campo". Pero aún estamos a tiempo. Su hijo será ayudado desde el Cielo, y se curará pronto".

El Tzadik oró a Di-s para que sanara el joven, y que Su Nombre se santifique. La Plegaria fue aceptada, y el hijo se convirtió en adulto.

"Quiero que sepa," Rabi Mordejai concluyó su historia, "que usted es el hijo de ese sacerdote. Dígame, ¿es esta la manera en que usted devuelve la compasión que mi tío abuelo le concedió salvando su vida?"

El juez cayó a sus pies, y lloró. "¡Es verdad, reconozco todo!" sollozó. "Perdóneme, Rabino, por lo que le he hecho. ¡Puede construir diez de esas cosas - pero sólo si me promete que me perdonará!"

La promesa fue dada, el juez se retiró, y el Rebe de Nadvorna disfrutó su Sucá en paz.


domingo, 4 de octubre de 2009

Jabad - ¿Por que Sucot viene después de Iom Kipur?

* Pregunta:

¿Por qué celebramos Sucot inmediatamente después de Las Fiestas Solemnes?

* Respuesta:

Todos hicimos resoluciones de mejorar por el Año Nuevo. ¿Pero realmente hemos cambiado? Hemos prometido cambiar nuestro comportamiento, a ser más generosos, ir al Shul más a menudo o dejar un mal hábito, es mucho más fácil decir que hacer. Una resolución sincera se olvida a menudo tan rápidamente como fue hecha.

La razón de esto es compartimentalización. Nuestras personalidades se dividen. Una porción de nosotros desea en verdad mejorar y crecer, mientras que otra parte de nosotros esta perezosa y satisfecha. Mi mente me dice una cosa pero mi corazón se siente de otra manera. Mi alma tiene buenas intenciones pero mi cuerpo hace de las suyas.

La solución: entre a una Sucá. Cuando entramos en un Sucá, entramos con nuestro ser entero -- nuestro cuerpo y nuestra alma, nuestro corazón y nuestra mente. Es la única Mitzvá que hacemos con toda nuestra persona.

La experiencia de Sucá es una de entereza. Y solamente cuando traemos todo nuestro ser en un espacio santo, nuestra resolución de Iom Kipur se puede traducir en una realidad.

* Fuente: Jabad.com
* El contenido de esta pagina es de propiedad intelectual del autor, editor y / o Chabad.org, y es producido por nuestro socio en el contenido, Chabad.org. Si ha disfrutado de este articulo lo invitamos a distribuirlo, estipulando que ha cumplido con la politica de derechos de autor.

martes, 22 de septiembre de 2009

La fuerza de la Fe


Un hombre rico, jasid del Divrei Shalom de Stropkov, buscaba siempre adquirir un Etrog “Mehudar” (de lo más bello y perfecto) y para ello ofrecía altas sumas de dinero.


Después de unos años los negocios no lo favorecieron y perdió su fortuna.


Ese mismo año, cuando llegaba la festividad de Sucot, el hombre se sentía muy dolido, pues no podría comprar un Etrog como deseaba.


Cuando estaba parado en el Beit Hamidrash- pensativo, escuchó de pronto que su Rebe decía:


“¿Quién dijo que es imposible obtener un Etrog Mehudar este año? Se debe ir al negocio de los Etrogim, colocar la mano en el cajón y sacar un Etrog especial”


Al oír estas palabras, el jasid se apresuró y fue al negocio de Etroguim.


Preguntó cuánto costaba un Etrog sacado del cajón de gangas, sin siquiera mirar.


El comerciante respondió con una cifra muy baja.


¡El jasid introdujo su mano en el cajón, sin mirar, y para sorpresa de todos, sacó un Etrog Mehudar!



* Jabad Lubavitch Argentina

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Selichot

* El Salmista insta a los eruditos y devotos a levantarse por la noche e ir a la Casa de Dios.


"Canción de las Ascensiones. Bendecid a Adonái todos los servidores de Adonái que se paran en la casa de Adonái por las noches. Alzad vuestras manos en santidad y bendecid a Adonái. Que Adonái, hacedor del cielo y de la tierra, te bendiga desde Tzión."


* Fuente: Tehilím con Fonética y Español, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana

lunes, 14 de septiembre de 2009

Jaim Kramer - Rosh HaShaná con el Tzadik


"En Rosh HaShaná toda la Creación pasa delante de Di-s y es sometida a juicio.
Somos juzgados por cada uno de los actos cometidos, por cada palabra y por cada pensamiento..."

Enseña el Rebe Najmán: La gente va hacia el Tzadik en Rosh HaShaná.

Y la razón es la siguiente: En Rosh HaShaná son proclamados los decretos para todo el año. Por lo tanto, este es el momento apropiado para mitigar y endulzar cualquiera de ellos. Esto debe realizarse en su misma fuente, en el Pensamiento de Arriba y sólo puede lograrse purificando nuestros propios pensamientos. Pero, sea como fuere, la única manera de lograr esa pureza de pensamiento es a través del Tzadik.

De manera que viajamos para estar con el Tzadik en Rosh HaShaná, para poder purificar nuestras mentes, cosa que trae bondad y compasión para todo el año (Likutey Moharan I, 211).

En Rosh HaShaná toda la Creación pasa delante de Di-s y es sometida a juicio (Rosh HaShaná 16a) . Somos juzgados por cada uno de los actos cometidos, por cada palabra y por cada pensamiento. Si en verdad creemos esto, sabemos que tenemos un buen motivo para preocuparnos. Rabí Levi Itzjak de Berditchov solía decir: Cuando llega el mes de Elul, siento [el temor] en mis espaldas (Rabí Eliahu Jaim Rosen ).

¿Y qué hacemos entonces? Arrepentirnos. Pero si las cosas están tan mal como pensamos, ¿qué posibilidad tenemos? La hoja del débito tiene algunas páginas de largo, muchas quizás. Y el crédito, en el mejor de los casos, no es muy grande. ¿Existe acaso la posibilidad de arrepentirse de todo?

* Enseña el Rebe Najmán: Cada juicio, cada decreto, es una restricción, que tiene su propia y específica manera de ser mitigada. Esto se debe a que un decreto sólo puede ser suavizado en su fuente y la fuente de todo juicio se halla limitada a una parte específica de la Sabiduría Superior. Aquél que desee separar cada uno de los juicios y transformarlo en compasión y bondad debe elevarse hasta cada una de sus fuentes, individualmente.

Pero existe un Sejel HaKolel (una Sabiduría Abarcadora de Todo) que sobrepasa a las Sabidurías individuales. Aquél que puede alcanzar este Sejel HaKolel es capaz de suavizar todos los decretos, pues todos ellos, individualmente, emanan de esta Sabiduría Abarcadora. Y es por esto que la gente viaja para estar con el Tzadik para Rosh HaShaná. Cada persona llega con su propia y personal restricción, con su propio bien y mal. Y dado que el Tzadik puede elevarse hasta la más alta de las fuentes, él es la encarnación del Sejel HaKolel. Es capaz de tomar y suavizar cada restricción, cada juicio y decreto (Likutey Moharan I, 61:6-7).

Rosh HaShaná es un día de juicio, un día en que los decretos rigurosos pueden ser proclamados contra una persona o su familia, Di-s no lo permita.

Pero ese día contiene también, en sí mismo, el antídoto contra el juicio estricto. Por lo tanto, aun si la persona no pudo ser ni comportarse como hubiera debido durante todo el año, tiene ahora la posibilidad y una buena posibilidad en verdad, de arrepentirse y comenzar de nuevo. El Año Nuevo brinda la oportunidad de volver a comenzar, de manera que aunque la hoja del débito sea larga, ser más fácil alcanzar la aparentemente imposible tarea de arreglarlo todo, viajando para estar con el Tzadik. Como un abogado de primer nivel, él es capaz de apelar por nosotros, elevándose incluso hasta la Sabiduría Abarcadora, en pro de suavizar cualquier decreto.

- Selección extraída del libro "Cruzando el Puente Angosto" por Jaim Kramer, © Breslov Research Institute -

jueves, 3 de septiembre de 2009

Daniel Lowe - London Summer Camp Turns Children Into Farmers

A camper from Gan Israel Chabad-Lubavitch Day Camp of North London explores a field of wheat in the Kent countryside.

A camper from Gan Israel Chabad-Lubavitch Day Camp of North London explores a field of wheat in the Kent countryside.


By shearing their own sheep, dyeing their own wool, harvesting their own grain and doing 36 various other tasks, hundreds of Jewish children from all over London spent their summer learning firsthand about the types of labor prohibited on Shabbat.

For three weeks in August, bunkmates at the Gan Israel Chabad-Lubavitch Day Camp of North London, which celebrated its 50th anniversary years, immersed themselves in the world of the 39 melachos, the primary categories of labor identified through rabbinical exegesis that form the building blocks of Sabbath observance. According to parents and teachers, the experience made Jewish law come alive.

“Studied from a book, this subject can often seem technical, dry and a little boring for many children,” explained Chana Karasik, who co-directed the camp with her husband, Rabbi Shmuly Karasik. But “camp is more than just a fun place to spend the summer holiday; it is also a place to grow.”

The directors chose to teach the categories of prohibited labor as a way to take advantage of the surrounding countryside. All told, some 375 campers aged 3 to 11 joined their 60 counselors – “the biggest and most successful camp we’ve ever had,” in Karasik’s words – on excursions to Kent for the first week of camp, which focused on the 11 tasks associated with bread-making.

The campers, who came from all sectors of the London Jewish community, did everything from sowing the grain and harvesting the wheat to making sheaves, grinding the flour and baking the loaves.

During the second week, the children tackled all of the labors involved in making cloth. From their campgrounds, which had been transformed into a farm with live sheep, goats and calves, the bunkmates learned about proper animal care, sheared the sheep and then combed, dyed and wove the wool. Rabbinic judge Rabbi Yisroel Gukovitzki, an authority in the 39 melachos, presented a weaving workshop replete with spinners and looms.

In the third and final week, the campers learned about the processes involved in making tefillin and parchment, including all of the steps of leather production.

“It was incredibly eye-opening for the children,” reported Shmuly Karasik. “Some of the children didn’t know that tefillin were made from leather, or that leather was once a cow eating grass in a field.”

Aside from their primary activities, the children also spent their time in a road safety course presented by Hackney Council, and taking trips to area venues.

Parents lauded this year’s curriculum.

“It has been a wonderful camp with a great atmosphere. Our children have made friends with other children from different places,” said Ari and Nikki, two parents who sent four children to the camp. “We were so happy that our children [learned] about the 39 melachos in a hands-on way. They loved the activities and are excited to discuss what they have learned.”

Avigail, the mother of one camper, added: “My kids loved coming every day and are so disappointed it’s over. They can’t wait for next year! I was so impressed with how much they knew.”

Aron Moss - ¿Creo Di-s el Mal?


por Rabi Aron Moss - El Rabi Aron Moss enseña Cábala, Talmud y Judaísmo en general en Sydney, Australia


* Pregunta:

¿Creó Di-s el mal? Es cierto que Di-s hizo todo. Por lo tanto, a pesar que es la gente quien en realidad hace el mal, Es Di-s quien debe haber creado la idea del mal.

Pero si Di-s es bueno, ¿cómo pudo haber creado el mal?

* Respuesta:

Aquí está la paradoja:

"El bien existe porque Di-s lo deseó; el mal existe porque Di-s no lo desea."

Si un humano desea algo, pero en realidad no hace nada para obtenerlo, no ocurre nada. Usted puede desear un trozo de torta, pero una torta no se materializa a menos que alguien la hornee.

Pero cuando usted es un Ser Divino, sus deseos crean la realidad.

Cuando Di-s desea algo lo hace existir. Después de todo, Él es Todopoderoso; si lo desea, ¿podríamos evitar que existiera? El deseó un mundo, así que fue. Quiso el bien, así que existe.

Lo mismo se aplica cuando Di-s no desea algo: eso también se hace real. Si Di-s decide que no desea algo, entonces esa misma decisión hace que esa cosa exista. Los poderes de Di-s hacen que cree hasta lo que no desea.

El mal es lo que Di-s no desea. Por lo tanto existe.


- Pero el mal lo existe de la misma manera en que existe el bien. Di-s quiere el bien, por lo tanto su existencia es verdadera y eterna.

El mal existe como algo negativo, algo que Di-s no desea, por lo tanto su existencia es endeble y temporal.

El mal no es sino una no entidad indeseada, un camino que no debe ser tomado.

"Al hacer actos malvados, le damos al mal más crédito del que merece. Nuestras malas elecciones convierten al mal en una existencia más real de lo que es."

Finalmente el mal no puede prevalecer.

Es un fantasma no deseado, una ilusión temporaria, una tenue fachada. Con el tiempo el mal se disipa, no importa cuan amenazador pueda parecer.

El imperio de los malvados se desmoronará, las malas ideas se verán expuestas, y eventualmente el bien brillará. Eso es lo que Di-s siempre deseó, pero nos dejó a nosotros el lograrlo.

La única forma de hacer desaparecer al fantasma del mal es encender la luz del bien.

* Fuente: Jabad.com