lunes, 16 de marzo de 2009

¡No Cierren La Puerta de la Misericordia!



- Una de las cosas que más influyen en el sustento de la persona son los anticonceptivos.

Una vez llegó a mi oficina una pareja, alumnos míos, que asistían a las charlas, cumplían con todos los Preceptos, hacían todos los días una hora de Hitbodedut (rezo personal), aparentemente todo estaba bien con ellos…

Me comentaron que últimamente sufrían muchos problemas por la falta de sustento, que en el pasado tenían en abundancia, y ahora tienen muchas deudas. Además no consiguen novias para sus hijos mayores.

Sienten como si fuera que todas las puertas se les han cerrado y no tienen suerte en nada.

"Sentado frente a ellos tratamos de pensar que sucede.
No sabía que decirles. No llegamos a ninguna conclusión de cuál es el motivo que todo está cerrado frente a ellos.
¿Qué les impide tener bendición, si ellos cumplen con todo? ¿Por qué Di-s Les cierra las puertas? Con seguridad que existe un motivo…"

De repente, se me ocurrió una pregunta, con temor les consulté: "¿Ustedes cerraron el útero?". Ellos se miraron entre sí asombrados y me contestaron con rubor: "Si".

Les dije: "¡Ahora entiendo todo.

Ustedes cerraron la vida y la vida se les cerró a ustedes! Así como ustedes impidieron la llegada de otra vida al mundo, sin autorización de un rabino, así Di-s Les impide a ustedes la vida, por eso es que todo se les ha cerrado ("medida por medida")".

Les expliqué: "Cerrar el útero significa cerrar la misericordia.

En hebreo útero es "Réjem" que tiene la misma la raíz de compasión, que en hebreo es "Rajamim". El uno depende del otro. Por eso se les cerró a ustedes la puerta de la compasión.

La gente no entiende la gravedad de esto, sin comprender que en el Cielo lo consideran algo muy grave ya que Di-s Todopoderoso es la Fuente de la vida, Su deseo es la vida, y toda la finalidad de la creación es para que haya vida.

Ese fue el primer Precepto que le fue dado al primer hombre: "Fructificaos y multiplicaos" (Genesis 1:28).

No hay más contradicción a la finalidad de la Creación que el impedir un embarazo, cerrar el útero. Pues dijeron Nuestros Sabios "No creó el mundo sino para que esté habitado" (Tratado Jaguigá, 2b), como está escrito:

"No para que esté desierta la creó (a la Tierra), sino para que sea habitada" ( Isaías 45:18).

Muchas veces luego de un parto por cesárea los médicos aconsejan cerrar el útero por medio de atar las trompas. Con seguridad es esta una gran equivocación que pasa por una prohibición muy grave, ya que de esta forma nunca más esa mujer dará a luz, pues es imposible anular esto sino por intermedio de otra operación, que además de ser peligrosa, no siempre tiene éxito.

Es por eso que esto es peor que todos los demás anticonceptivos conocidos. Ya que con los demás es posible arrepentirse, hacer Teshuvá, y rectificar su acto. Pero hacerle caso a los médicos y cerrar las trompas, no hay forma de anularlo.

* Por su mérito nosotros vivimos

Hay quienes dicen que no quieren traer más niños al mundo ya que no tienen los medios económicos suficientes para mantener otro hijo. ¡Esto es una gran mentira! Di-s Todopoderoso mantiene y da sustento a todas las criaturas.

Cuando nace un niño, éste trae consigo su sustento. Por el contrario, a mucha gente en realidad no le correspondería recibir absolutamente nada, pero por el mérito del niño al que si le corresponde recibir, le llega el sustento también a los padres.

Según esto, todo el dinero de los padres les pertenece a sus niños. De aquí vemos, que la cuenta que hacen estos padres está equivocada, pues no solamente que este niño les trae el sustento, sino que quizás es un alma de alguien que debe ser apoderada, y por su mérito los padres serán también ricos.

* "Harás todo lo que te ordenen (los Sabios)…"

La única manera que está permitido utilizar anticonceptivos o evitar un embarazo es cuando existe un verdadero problema de salud etc.…, y sólo con la autorización de un rabino especialista en ese ramo que sabe en qué casos permitir y en cuales no. Hay que seguir sus órdenes con exactitud. Si autorizó por un tiempo determinado, al cabo de ese tiempo se debe abrir inmediatamente el útero y volver a consultar cómo continuar.

La corrección para las parejas que lo han hecho sin la autorización de un rabino, es en principio comenzar de inmediato a traer vida al mundo.

Quien ya hizo lo irreparable, como amarrar las trompas deberá publicar material acerca de esta prohibición, acerca de la prohibición de los abortos y temas parecidos, para que por su mérito hayan parejas que traigan vida al mundo y de esa manera limpiarán su pecado.

* Hay un CD en el cual el Rabino Shalom Arush explica este tema más detalladamente y también habla sobre abortos etc. Es muy aconsejada su difusión para la corrección de lo hecho.